Tenemos las mejores opciones de vivienda

Comprar una casa nueva o remodelar, ¿qué es mejor?

Escrito por Buscando CasaLa casa ideal

Comprar una casa nueva o remodelar, ¿qué es mejor?

Si eres de las personas que todo el tiempo está haciendo remodelaciones a su casa, tal vez deberías considerar comprar una casa nueva. Aquí te decimos por qué.

Tal vez estés acostumbrado a remodelar continuamente tu casa; adecúas el espacio según tus necesidades, las haces de a poco para no gastar y las haces a tu gusto. Sin embargo, las reparaciones cada vez son más constantes, y la casa ha tenido tantas remodelaciones que has perdido la cuenta.

Comprar una casa nueva puede parecer una alternativa radical ‒¡estamos hablando de palabras mayores!‒, pero existen razones de peso para que consideres estrenar una vivienda en lugar de seguir realizando más obras a la casa donde vives, especialmente si llevas mucho tiempo viviendo en ella.

A continuación, enlistamos algunas de las razones por las que deberías considerarlo.

Comprar una casa nueva es sinónimo de espacio

Si compraste tu casa cuando eras un recién casado, seguramente tu familia ha crecido desde entonces. Los niños no tienen sus propios espacios, y tú y tu pareja quisieran más privacidad. ¿Será una solución agrandar los espacios… otra vez?

Aunque amplíes los cuartos o construyas un segundo o tercer piso, no siempre será posible debido a las regulaciones de tu entidad, además de que estarás limitado por la construcción previa. Los municipios pueden llegar a ser muy estrictos cuando se trata de remodelaciones, pues hay leyes concernientes a la seguridad de la zona, e incluso limitantes con respecto del estilo.

Además, sólo podrás expandir hasta los límites de tu terreno y si es la quinta remodelación, seguramente no podrás aumentar mucho más el espacio. En comparación, cuando compres una casa nueva, los espacios estarán perfectamente delimitados y tú sabrás si son o no los convenientes para tu familia.

Un cambio de estética

Mientras una casa remodelada lo ha sido durante varios años, una casa nueva tiene un diseño uniforme. Y, seamos honestos, no todos nacimos para ser interioristas.

Debido a que los presupuestos pueden variar de acuerdo a la época, las casas antiguas generalmente tienen adecuaciones que se hacen a lo largo de los años por los distintos inquilinos o dueños, por lo que, a grosso modo, no guardan coherencia.

El valor estético de tu casa irá decayendo mientras más adecuaciones le hagas, al menos que tomes en cuenta los consejos de un diseñador o contrates a un arquitecto para realizar el proyecto.

Claro, eso significa inversión, por lo que con mucha frecuencia las remodelaciones son hechas por los mismos dueños o por contratistas que no tienen mucha experiencia, y hacen que el valor de la propiedad decaiga.

Practicidad

Sin duda alguna, las obras de remodelación no son para todos. El manejo de personal y el estrés que requiere te tendrá al límite durante el tiempo que dure la construcción.

Eso no te pasará en una casa nueva, pues en cuanto la habites estará lista para que la disfrutes. Todo el proceso de construcción es asumido por la inmobiliaria, así que lo único por lo que te debes preocupar es cuándo la puedes empezar a habitar y qué muebles se verán mejor en cada espacio.

Situación económica

Es posible que las remodelaciones te parezcan más baratas que comprar una casa nueva, pero puede que estés equivocado. Si tienes cierta estabilidad, quizá es momento de iniciar una nueva página en la historia familiar.

Hoy, más que nunca, los préstamos hipotecarios te permiten comprar la casa que más te convenga, pues las tasas de interés son bajas, además de que la oferta inmobiliaria es bastante amplia, así que podrás conseguir la casa de tus sueños.

Además, piensa en todas las remodelaciones que has hecho, y en cuánto has tenido que invertir para llevarlas a cabo. Simplemente aclara tus necesidades y verás que la búsqueda se simplificará muchísimo.

Recomendados para ti

Asesor - Buscando Casa

SOLICITA INFORMACIÓN


*Aviso de privacidad