¿Cómo ser feliz en casa?

Escrito por Buscando Casa   |   La casa ideal

Tiempo de lectura: 4 minutos

Wow, esa es una muy buena pregunta. Sobre todo ahora que atravesamos lo nunca antes imaginado: un encierro casi total de más de 90 días en los que de alguna manera hemos aprendido quizás a valorar aquello que dábamos por hecho, esa  “libertad de ser, de estar, de ir, de amar, de hacer, de hablar, de andar así sin penas ni restricciones”.

Y ahora resulta que en medio de esta contingencia sanitaria provocada por un virus llamado COVID-19, nos vemos obligados a estar confinados en casa con nuestra familia las 24 horas del día, compartiendo (y en momentos hasta peleando) los mismos espacios a veces limitados, poniendo nuestra paciencia y temperamento al límite de prueba. Entonces quizá te preguntes, ¿cómo puedo ser feliz en casa en medio de todo esto?

Sí, lo sé, no es fáci,l por eso me gustaría decirte que estoy contigo para compartir 5 recomendaciones que te ayudarán muchísimo a ser feliz y salir fortalecido de esta situación.

 

1. Sé positivo a pesar de todo

La actitud es el motor de la felicidad aunque nunca sea constante, la actitud con la enfrentamos cualquier circunstancia en la vida es la base más elemental para que seas feliz la mayor parte del tiempo.

2. Sé amable con todos y hasta contigo mismo

El proverbista David escribió: “La respuesta, cuando es apacible, aparta la furia pero la palabra que causa dolor hace subir el enojo”. Ser amable es maravilloso simplemente porque la mente es maravillosa y es una excelente forma de influir en la respuesta de las personas, incluyéndote tú mismo y es que los seres humanos tendemos mucho a imitar a otros por lo tanto, cultiva la habilidad de ser amable.

Quienes te rodean se verán motivados a tratarte amablemente contribuyendo a tener un ambiente de paz y armonía por más tiempo. Claro, no estoy diciendo que cha-la-lá la-la-lá. Recuerda, se trata de cultivar una actitud que con el tiempo se vuelve una costumbre que te abre puertas y corazones.

“Cuando puedas elegir entre tener razón y ser amable, elige ser amable.”

R.J. Palacio.

3. Platica contigo y con quienes te rodean

Pero no por WhatsApp. Muchos de nosotros fuimos enviados a trabajar en casa; nuestros hijos también. El otro día me encontraba trabajando en mi habitación y me levanté de mi lugar para estirar las piernas así que caminé a la habitación de mis hijas y vi a una de ellas acostada sobre su cama con su celular en mano; luego, bajé las escaleras y me encontré con el resto de la familia, sentada en la sala, cada uno con su propio dispositivo. Estas circunstancias no son nuevas pero tal parece que han acentuado el distanciamiento social dentro de tu propia casa por lo tanto, hoy más que nunca es importantísimo crear un ambiente de acercamiento familiar.

Acércate a tus hijos, a tu pareja, platica con ellos, pregúntales qué hacen; muestra verdadero interés por ver qué juegan, qué leen; hazles preguntas y cuéntales historias de qué hacías tú por ejemplo cuando tenías su edad y no había internet o teléfonos inteligentes como los que tenemos ahora. Platícales cómo te imaginas que habrías pasado este mismo encierro en tales circunstancias. ¿Te has preguntado? Yo sí.

“Platica, no grites. Siempre es mucho mejor tener una conversación en paz que ‘ganar’ una discusión en medio de la gritería”. J.P.

4. Sé agradecido

Si un día te sientas en el lugar más cómodo de tu hogar y observas a tu familia estar plácidamente en la seguridad de tu casa, te sentirás orgulloso de cuanto has logrado con tu esfuerzo y es de agradecerse. Cuando tu mente se enfoca en lo que tienes y no en lo que te falta, te estás dando la oportunidad a ti mismo de ser feliz por lo tanto, sé agradecido.

Hay estudios que demuestran que reflexionar en los aspectos positivos de nuestra vida y agradecer por ello nos hace más felices.

5. Siéntete satisfecho

No hay duda que el ambiente global nos incita a ir por cada vez por más y no es que sea malo desear tener más, después de todo, la riqueza es una protección y un gran alivio en muchísimas circunstancias pero también una fuente de ansiedad y peligros. Ser equilibrado en este sentido es pieza clave. Planifica tus metas y objetivos. Por ejemplo, cómo pasar más y mejor tiempo con la familia.

Si vas a comprar una casa o un auto, consúltalo con tu pareja, incluso con tus hijos. Hagan un plan en el que todos puedan sentir que contribuyen para lograr el objetivo. Esto ayudará a que se sientan valorados y tomados en cuenta, el esfuerzo conjunto que por supuesto les ayudará a estrechar sus lazos como familia.

¡Uf! Qué te puedo decir. ¡Mucho más! Pero el espacio se me termina.

“La vida es una sola y demasiado corta para que esperemos ingenuamente que llegue el momento perfecto para ser feliz por providencia divina.”

La felicidad es un viaje que está lleno de beneficios y justo por ello es que eres feliz. A mí me ha emocionado muchísimo escribir este artículo porque me ha hecho reflexionar una vez acerca de todo lo maravilloso que poseo y ¿sabes qué? Me ha hecho feliz compartirlo contigo porque me encantaría verte cantar, bailar, reír, soñar, sentir, volar. En un par de palabras, sé feliz, aún en medio de esta contingencia y lo que venga, cumpliendo tus metas pero sobre todo, disfrutando el camino.

Si te gustó este artículo compártelo, nos vemos en la próxima.

Compártelo y espera más información
Email this to someone
email
Share on Facebook
Facebook
0Tweet about this on Twitter
Twitter

Te atendemos como en casa, déjanos tus datos

¡Llámanos!   Teléfono   8150-3679 | Abierto todos los días de 8 a.m. a 7 p.m. Consigue tu Número de Seguro Social.

¿Te gustaría que te llamemos en 28 segundos?

Déjanos tu celular y uno de nuestros agentes se pondrá en contacto contigo de manera inmediata.

Aviso de privacidad