Todo lo que necesitas saber sobre un embargo hipotecario y cómo evitarlo

Escrito por Buscando Casa   |   Tips de finanzas

Tiempo de lectura: 3 minutos

¿Has escuchado esa frase que dice “no se lo deseo ni a mi peor enemigo”? ¿De qué hablamos? Del embargo hipotecario y su ejecución. Este puede ser  uno de los episodios más difíciles, financiera y emocionalmente hablando, que puede pasar un persona. Sobre todo, si la vivienda que está siendo embargada es habitada por el deudor y su familia pero…

 

¿Qué es un embargo hipotecario?

El embargo hipotecario es el procedimiento mediante el cual un acreedor, regularmente un Banco que otorga un crédito, es facultado por resolución judicial para retener o disponer del inmueble en garantía, con el objeto de recuperar parcial o totalmente el adeudo en impago.

El ejemplo más común es cuando un Banco dispone de la casa de una persona que no pudo cumplir con sus pagos y por lo tanto la pierde.

¡Uf! Es un tema bien difícil pues implica un proceso relativamente largo, desgastante en muchos sentidos, y desagradable. Sobre todo si tomamos en cuenta que una de las ilusiones más grandes en la vida de casi toda persona adulta es hacerse de un patrimonio que te dé la seguridad para formar en el, tarde o temprano, un hogar para tu familia.

Tratándose de créditos hipotecarios, la garantía para el otorgamiento del crédito es regularmente la misma casa que se adquirió.

 

¿Cuándo procede el embargo?

Bien, la respuesta rápida y sin tecnicismos es, cuando por resolución judicial el banco queda facultado para disponer del bien en garantía y así recuperar el crédito otorgado.

Claro, para ello es necesario seguir un procedimiento (juicio) mediante el cual el acreedor (Banco) solicita (demanda) la intervención de los Tribunales de Justicia para asegurar el cobro de su crédito. En respuesta a esta solicitud, y tras un procedimiento judicial que puede llevar desde unos cuantos meses (6-8) hasta 3 a 5 años, si la autoridad (juez) resuelve a favor del acreedor, se dictará acto de ejecución y se procederá a la incautación del bien inmueble (embargo) para su posterior remate y recuperación del crédito otorgado.

Cabe destacar que para embargar un bien es requisito indispensable que la resolución sea expedida por un juez y una vez notificado al deudor, este podrá acudir ante el Juez para contestar la demanda y aportar sus pruebas, siguiendo el juicio hasta que el Juez dicte sentencia. En caso de ser condenatoria, a favor del acreedor, se procederá a la ejecución del embargo y, posteriormente, al remate del bien incautado y con su producto, la recuperación del pago.

 

¿Qué sucede durante la ejecución del embargo?

La ejecución de embargo se lleva a cabo con la presencia de un actuario o ejecutor judicial quien acompañado del abogado del acreedor asisten al domicilio en cuestión.

Ahí, una vez identificado plenamente como funcionario del Tribunal Superior de Justicia de la entidad correspondiente (por ejemplo Nuevo León), notifica al deudor los detalles de la situación (existencia de la demanda, quién demanda, cantidad adeudada  y sentencia de ejecución) y le pedirá al deudor la entrega voluntaria del bien inmueble. En caso de resistencia, puede aplicarse incluso la fuerza pública para el desalojo.

Concluida la diligencia el actuario entrega al deudor la cédula de notificación, copia de la demanda, documentos donde se funda y copia del acta que al efecto se levanta y le solicitará su firma de recepción de documentos.

 

Cómo evitar el embargo

Un Banco solo puede embargar tras haber entablado una demanda y ganado el juicio a su favor y esto puede llevar tiempo, pero como se dice en el argot litigante, “más vale un arreglo que un pleito” (más o menos así), lo mejor será presentarse ante el banco y buscar una negociación de la deuda morosa, cumplir con lo acordado y de esta manera evitar el embargo.

Dejar pasar el tiempo o pretender ignorar la situación solo hará más difícil pasar por ese proceso. Mi recomendación principal es que no te angusties innecesariamente. Cualquiera puede pasar por momentos de incertidumbre y en estos tiempos más, pero nada es para siempre. De una u otra manera saldrás adelante.

En los próximos artículos te hablaré de cómo hacer un presupuesto para comprar casa o cómo aplicar buenas prácticas para pagar tu crédito hipotecario rápidamente. ¿Te parece bien?

 

Nos vemos en el próximo.

Compártelo y espera más información
Email this to someone
email
Share on Facebook
Facebook
0Tweet about this on Twitter
Twitter

Te atendemos como en casa, déjanos tus datos

¡Llámanos!   Teléfono   8150-3679 | Abierto todos los días de 8 a.m. a 7 p.m. Consigue tu Número de Seguro Social.

¿Te gustaría que te llamemos en 28 segundos?

Déjanos tu celular y uno de nuestros agentes se pondrá en contacto contigo de manera inmediata.

Aviso de privacidad